lunes, 17 de mayo de 2010

Decidido.

He estado dando vueltas, y ya lo he decidido.
Mientras encuentro mi media naranja, iré comiendo mandarinas.
(No estoy muy segura de si quiero media naranja y lo que si tengo claro es que algún que otro limón me encontraré).

11 comentarios:

B.B. dijo...

Ten cuidado.

X dijo...

Si vas comiendo mandarinas, nunca encontrarás a tu media naranja. Como mucho, a tu media mandarina. :P

alma máter dijo...

Pues haz lo que te pida el cuerpo... aunque si, estate preparada por si tropiezas con algún limón, que son muy ácidos y amargos...

Un beso!

bluesswing dijo...

Pues eso, a falta de pan, buenas son tortas....jejejeje

Anónimo dijo...

Ya estás tardando con las mandarinas ;-P

I.Nikolayevich dijo...

hola hola...

según como sea la mandarina,

hace unos meses compré
unas grandes
feas
arrugadas
deformes

pero por dentro... ¡ay!
por dentro
el interior
el jugo
el zumo
era lo mejor del mundo
gajos gigantes
sin pipos...

entonces me di cuenta
en las mandarinas
si
lo importante es el interior


Un saludo!

Esteban dijo...

Mi media naranja creo que alguien la exprimió!!!

Bubo dijo...

Chula!! Lo importante es tener hambre, y si no la tienes... se hace. Que hay que comer aunque no se tengan ganas. Si puedes elegir, mandarinas, melocotones en almibar, chuletas de ternera o lo que sea, en la variedad está el gusto. A veces un limón es lo mejor para acompañar un gintonics, o un Ribera del Duero para una entrecot.
Tú... ¿Como te sientes hoy?

Pues eso...

Anónimo dijo...

Los limones no estan del todo mal...es cuestión de perspectiva.


Saludines!

HATOROS dijo...

CACHONDA MENTAL

Sensaciones dijo...

Vengo del blog de Miguel Angel...a curiosear...jajaja y me gusta lo que hay aquí

una vez me dijeron que no pensara tanto y que me dejara llevar...
quizás encuentres mandarinas, peras, melocotones...da igual no? siempre que estés bien...

Un beso, un placer venir!!